viernes, 27 de mayo de 2016

Crítica de 'El infierno verde'

Director: Eli Roth
Guión: Eli Roth, Nicolás López, Guillermo Amoedo
Interpretes: Lorenza Izzo, Ariel Levy, Daryl Sabara, Kirby Bliss Banton, Magda Apanowicz, Nicolás Martínez, Aaron Burns.

Sinopsis: Un grupo de estudiantes universitarios viajan al amazonas para protestar por la tala indiscriminada de árboles. Su acción reivindicativa detiene la deforestación y causa un gran revuelo en las redes sociales. Durante el viaje de vuelta a casa, sufren un accidente de avión y caen víctimas de la tribu a la que intentaban salvar, que les confunden con los obreros que están destrozando su hábitat.

Su hubiera que definir 'El infierno verde' con una palabra, ésta sería "decepción". Si hubiera que definirla con dos utilizaría "gran decepción". Han pasado muchos años y mucho tiempo de espera hasta que finalmente se le ha permitido al público ver 'El infierno verde' fuera del circuito de los festivales. Tanto tiempo que a su director, Eli Roth, le dio tiempo de hacer otra película; 'Toc Toc'. La cual vi antes que la obra que nos ocupa, y me pareció catastrófica en el sentido más peyorativo posible. Con lo que, cuando me dispuse a adentrarme en esta historia de terror y aventuras ambientada en el amazonas, sentí miedo. No un miedo primario a ser comido por caníbales, sino un miedo cuaternario y muy problema del primer mundo de aburrirme muchísimo. Profecía auto cumplida o no, eso es lo que acabó ocurriendo.

 Lo primero que chirria de forma escandalosa son los diálogos y las interpretaciones. Son de una falta total de frescura, como hecho por un quinceañero para un proyecto del colegio en el que no tiene ganas de participar. Mientras veía la película, todos los pequeños guiños y referencias a cosas que acaban ocurriendo más tarde en la película (la esencia del cine de terror es crear premisas que se cumplen, ejemplo clásico: una maldición) pero a los 13 minutos, tantos guiños resulta ser una estrategia narrativa muy pobre. En cuanto a la interpretación, lo siento mucho por Chile, pero sus actores están a la altura de los de teleseries españolas. En general, las interpretaciones son de primer curso de arte dramático de una escuela con muy poco prestigio. Llega tener un tono muy rancio de parodia y de ridiculez en los diálogos y las reacciones de los personajes que resulta abrumadora Aunque la escena cuando van a mear resulta graciosa, eso se lo concedo.
También hay que reconocer que la secuencia de la llegada al pueblo es brillante, de libro en todos los sentidos, y  la primera muerte gráfica mostrada en todo su esplendor de cámara digital te revuelve las tripas.
Llegado este punto durante la película , ésta se resume con dos escenas de muerte. La del rubio sin nombre al que le mata la hélice del avión , estúpida y fuera de lugar, y la de una chica que se cae de un árbol, graciosa y que tiene un efecto de alivio cómico. La película está constantemente acertando en la dirección por la que ir, pero equivocándose, terriblemente, dos minutos después, y eso es mala señal.
¿Por qué a la mayoría de los supervivientes del accidente de avión les lanzan dardos somníferos y a otra la matan en el acto con flechas como puños? No tiene ninguna explicación delante de la cámara, de modo que aunque esté documentado como un método tradicional de caza entre tribus caníbales, o lo que sea. lo considero un error de guion.
Cuando finalmente se van cumpliendo las premisas planteadas durante el primer acto, no sorprenden. Pero he de reconocer que la revelación de que uno de los personajes intentó suicidarse en el pasado es remarcable por la forma por la que dicho personaje muere.

Por otro lado, la fotografía y el diseño de producción acierta enormemente. Especialmente reseñable es el contraste entre el intenso verde de la naturaleza frente a las pieles pintadas de rojo de los caníbales. Y aunque gran parte de la narración transcurre con los protagonistas atrapados en una jaula, el clima es tenso y terrorífico, como una pesadilla.

Lo que se desvía mucho del sendero es la música. Suena a proyecto experimental sin ningún propósito, no tiene entidad propia para una historia de aventuras ni de caníbales, absolutamente genérica y no pega en absoluto con el ambiente. Pero claro, siendo obra de un compositor español no es de extrañar, ya que esto ocurre en todas , absolutamente todas, las películas españolas de los últimos 15 años.
En resumen, la película es muy irregular, el final intenta pasar por un homenaje a 0Canibal Feroz, pero es una copia flagrante. Y el epílogo está muy fuera de lugar. No logro entender como ser humano, que los eventos se desarrollen de esa manera tan anti natural.. Desgraciadamente esta película junto a  'Toc, Toc' (y no olvidemos que 'Hostel 2' tampoco estaba en buena forma) no hacen más que confirmar que la carrera de Eli Roth, no es que esté acabada, sino que nunca llegó a empezar. Y, Eli Roth, ¿podrías dejar de meter con calzador referencias a elementos modernos de tecnología y de estilos de vida?  Sabemos que sabes lo que es Uber, sabemos que estás en Twitter, vale, lo entendemos eres un tío moderno y enrollado, y no un viejo judío que duerme con su saquito de oro.


PUNTUACIÓN: 3/10

lunes, 4 de abril de 2016

Trailer en español de 'El infierno verde' de Eli Roth

'El infierno verde' causó un gran revuelo en el festival de cine an´tastico de Sitges cuando se proyectó en 2013. La película se quedó perdida en el limbo de la distribución y que tuvo un estreno limitado en España el pasado 1 de abril. Para los que no vivimos en las ciudades afortunadas, tendremos que esperar al DVD( o blu ray, si ese es tu rollo). Como ya sabrá todo el mundo a estas alturas, la nueva (sin contar 'Toc Toc') película de Eli Roth es un homenaje al cine de caníbales hecho en Italia en los años 70/80. Por suerte aquí no se mató a ningún animal. De momento aquí tenéis el tráiler, pronto (cuando vea la película) tendréis la crítica.


martes, 8 de marzo de 2016

8 películas para el 8 de marzo

Con motivo del día internacional de la mujer, desde Mondo Cinéfago os proponemos 8 películas que cobran un significado especial en este día.


8.'Vixen' (Russ Meyer, 1968)

'Vixen' puede parecer vista hoy día como una película erótica sin mucho más que planos de desnudos y escenas subidas de tono. Sin embargo, cuando se estrenó fue considerada muy revolucionaria y los movimientos feministas de la época, la acogieron como un manifiesto de lo que pretendían alcanzar.



7.' Mil gritos tiene la noche' (Juan Piquer Simón, 1982)

Una película "slasher" española con ambición de llegar al mercado extranjero, ¡y vaya sí llegó!. Una de las películas favoritas de Eli Roth. Mucha violencia, mucha sangre y muchas mujeres huyendo despavoridas.



6.'Martyrs' (Pascal Laugier, 2008)

Una de las mejores películas de lo llamado "nouvelle-vague de terror" o "nuevo extremismo francés, según a quién preguntes. Una película que es intrigante, terrorífica y estremecedora. Poco a poco se desvela una trama que cuesta olvidar. Remake americano ya estrenado en EEUU con más pena que gloria.


5.'Torso: Violencia carnal' (Sergio Martino, 1973)

Una película de género "giallo", es decir un "slasher" a la italiana. Varias estudiantes universitarias acechadas por un violento asesino "psico-sexual" (no se si es una palabra pero la usan en el tráiler)



4.' La novia vestida de negro' ( François Truffaut, 1968)

Una película de suspense y venganza. Truffaut se puso en plan Hitchcock e hizo una película de Tarantino que éste asegura no haber visto (a pesar de las similitudes con 'Kill Bill')




3.' La violencia del sexo' (Meir Zarchi, 1978)

También conocida como 'I Spit on your grave' y 'The day of the woman'. Una mujer es violada repetidas veces en un bosque. Todavía traumatizada por el hecho, planea una violenta venganza contra los agresores.



2.' Mi Novia es un zombi' (Michelle Soavi, 1994)

La mejor película de todos los tiempos. No es sólo una película de zombis, no es sólo una comedia negra, no es sólo una historia metafísica sobre el amor y la muerte.



1.'The Slumber Party Massacre' (Amy Holden Jones, 1982)

Una película "slasher" diseñada para disipar todas las críticas contra el género que lo definían como un tipo de cine fundamentalmente machista y misógino. La respuesta del estudio fue contratar a una guionista y a una directora para darle un "toque femenino" al asunto. Como resultado salió el "slasher" más misógino, machista y freudiano (el arma homicida es un taladro enorme) hasta la fecha.





jueves, 25 de febrero de 2016

Crítica de 'Torso:Violencia Carnal'

Director: Sergio Martino
Guión: Ernesto Gastaldi y Sergio Martino
Interpretes: Suzy Kendall, Luc Merenda, John Ricahrdson, Tina Aumont, Angela Covello, Carla Brait.
 
Sinopsis: En la ciudad italiana de Perugia un asesino enmascarado acecha a las universitarias. La policía tiene una pista, una bufanda que el asesino utiliza para estrangular a sus víctimas.
 
'Torso:Violencia Carnal' es una película excelente. Tiene un tratamiento genial de el suspense. Con algunos diálogos que tiran más a lo cómico pero que son geniales. Como el hombre que encuentra a la primera victima y admite a la policía que encontró el cadáver cuando "iba a hacer caca".
 
 
Durante el primer acto la exposición de la trama y los personajes es muy típica, es decir no destaca. Viéndolo positivamente se puede decir que es una trama clásica, pero es lo mismo sólo que con mejores palabras. Pero el misterio tiene suficiente intriga como para despertar y mantener el interés del espectador. Mientras la veía esperaba que la resolución de la trama fuese satisfactoria o todo se desmoronaría, por suerte así es, aunque este aspecto es muy subjetivo.
Como también es subjetiva la música, muy de giallo italiano (como debe ser) que a mí me encanta.
 
La película es bastante violenta, a fin de cuentas hay muchas muertes, pero logra ser sutil. Sin regodearse en exceso en los efectos de sangre y vísceras.
 
Pero la parte que hace que 'Torso: Violencia Carnal' resulte magistral es durante el tercer acto, cuando la acción se traslada a un caserón en lo alto de una montaña, donde las protagonistas van para despejar sus mentes después de los trágicos y violentos eventos que han vivido. Todo durante las secuencias del caserón sube hasta 11 (como dirían los de Spinal Tap) pero no quiero entrar en detalle porque toda esa parte de la película es soberbia.
 
En resumen, la película de Sergio Martino cumple muy bien como película de suspense, puntos extras por ser un giallo de puro cepa, puntos extras por esa música tan característica y muchos puntos extra por el tercer acto.
 
En resumen, Sergio Martino consiguió en esta película conseguir un suspense de calidad Hitchcockniana, y la forma en que están rodadas y editadas las secuencias más directas (como la persecución por un bosque neblinoso) son dignas de un autentico maestro del suspense. Con suficiente violencia y desnudos típicos del género giallo. Y por si fuera poco , la película vale la pena ya solo por las secuencias en el caserón.
 
PUNTUACIÓN: 8/10 

 

sábado, 16 de enero de 2016

10 westerns mucho mejores que 'Los odiosos ocho'

    Parece ser que Tarantino vuelve a pensar que con su última película ha logrado una obra maestra. Un "regalo", según tengo entendido que dijo, para sus fans y los amantes del western. Por desgracia, si habéis leído la crítica de Mondo Cinéfago, sabréis que la película no cumple con las expectativas que algunos podíamos tener de ella.
    De modo que, a continuación presentamos una lsita de las 10 películas de género Western (incluyendo espagueti y paella o chorizo) No hay ninguna película de John Ford porque, aunque son grandes películas, son del otro tipo de western. Y no entran en la misma categoría que las que se mencionan a continuación.

 

10. 'El Topo' (Alejandro Jodorowsky, 1970)

Aunque no es un western al uso, tiene suficientes elementos del género como para entrar en la categoría.
Tiroteos,desierto, sombreros, bandidos y música muy del estilo del "spaghetti western". En este caso el contenido es más importante que el continente. Porque no se trata de lo que dice, sino de lo que quiere decir.
En todo caso, es una película única al ser de los pocos westerns surrealistas que existen.
Además cuenta con uno de los mejores diálogos de la historia del cine









9.'Hasta que llegó su hora' (Sergio Leone, 1970)

    La que iba a ser el último western de Sergio Leone (hasta que le obligaron a hacer 'Agáchate, maldito') es toda una carta de amor al género y como tal tiene todos los elementos icónicos. Se nota que Leone conocía y apreciaba un género que ayudó a formar con la loca idea de copiar 'Yojimbo' de Akira Kurosawa y llevar la acción al lejano oeste. Lo que dio como resultado 'Por un puñado de dólares'.









     

8.'Pat Garret y Billy the Kid' (Sam Peckinpah,1973)

Una de las mejores películas de Peckinpah, uno de los mejores westerns de la historia. Un argumento muy simple pero efectivo. Y la banda sonora a manos de Bob Dylan. Especialmente magistral el momento en el que suena "Knockin' on Heaven's door" cuando Pat Garret asalta la casucha en la que está uno de los complices de Billy el niño, junto con el sheriff y su esposa.













7.Keoma (Enzo G. Castellari, 1976)

Una de las películas insignias de su director.  Llegó un poco tarde en la moda del western a la italiana, pero utilizaba con acierto los ingredientes más icónicos. Tales como la música y las posiciones de cámara extravagantes. La historia no es para tirar cohetes, pero la venganza en un tema recurrente en todas estas películas. Y lo que tiene la venganza, como tema cinematográfico, es que es muy directo y no da lugar a lardes narrativos.











6. 'Oro Maldito' (Giulio Questi, 1967) 


 Otra muestra de western surrealista. En este caso mezclada con elementos del cine de terror y con mucha más violencia explícita que las anteriores. Personajes más excéntricos de lo normal (incluyendo una banda de cowboys homosexuales) y el festín habitual de tiroteos y ángulos de cámara de cine de arte y ensayo.













5. 'Quiero la cabeza de Alfredo García' ( Sam Peckinpah, 1975)


Otra de Sam Peckinpah (y con razón). Habrá quien no la considere un western, pues no transcurre en la época de la llegada del ferrocarril a la costa oeste de EEUU. Está ambientada en la actualidad (cuando se hizo, claro. Los años 70) pero a efectos prácticos tiene todos los componentes identificables en el género western. Incluyendo el tema recurrente de la venganza. Además de los aspectos que mejor definen las películas de Peckinpah como la sangre salpicando por todas partes y el excelente uso de la cámara lenta.









4.'Django' (Sergio Corbucci, 1966)


 Obra de uno de los tres Sergios del "spaghetti western". Corbucci dirigió el primer western explícitamente violento. Hasta ese momento había muchos disparos y muchos muertos, pero poca sangre. Incluye una escena en la que los bandidos le cortan la oreja a un hombre. La censura italiana consideró que era demasiado y ordenaron que se eliminase. Y así se hizo, pero había varias copias de la película y no se eliminó de todas. Gracias a ese pequeño despiste se puede ver una escena tan atrevida para la época.
A parte de la violencia, 'Django' tiene una atmosfera especial y característica. El pueblo donde transcurre la historia está siempre embarrado y una neblina lo rodea todo, creando una sensación casi onírica. Además el propio personaje de Django, moldeado en base al forastero silencioso de Clint Eastwood. Añade aquí un andar taciturno y melancólico, arrastrando a todas partes un ataúd.


3. 'Vamos a matar, compañeros' (Sergio Corbucci, 1971)


En este caso Corbucci, se subió al carro de la autoreferencia y la parodia. Que llegó con el estreno de 'Le llamaban Trinidad'. El resultado fue una gran comedia de acción.
Para más información aquí podéis leer la crítica completa.














2.'Antes llega la muerte' (Joaquín L. Romero Marchent, 1964)


Un autentico pella western. Producción española al 100% con una historia muy interesante, inspirada en 'La Diligencia' de John Ford. Considerada por muchos (incluido Alex de la Iglesia) como la olvidada fundadora del género del western a la europea. Estrenada en España, más de un año antes del primer western de Sergio Leone. En cuanto a tema y estética está más cerca del western americano que del italiano. Pero eso le otorga una entidad especial.










Menciones honorables.

Películas de calidad, pero que al tener que seleccionar solamente 10, se han tenido que quedar fuera de la lista.


'Mi nombre es ninguno' (Tonino Valerii, 1973)

'Le llamaban trinidad' (Enzo Barboni, 1970)

'La balada de Cable Hogue' (Sam Peckinpah, 1970

'Lo quiero muerto' (Paolo Bianchini, 1968)
 
'El gran silencio' (Sergio Corbucci, 1968)
 
 

1.'Grupo Salvaje' (Sam Peckinpah, 1969)

 

¿Cabía algún duda? La obra maestra de Sam Peckinpah es una película que se puede disfrutar como una simple película de acción. Pero tiene una segunda lectura muy interesante. Un tema recurrente en loa westerns crepusculares del director; hombres que viven en un mundo en el que no tienen cabida.
Y por si eso fuera poco el tiroteo final (y la maestria y majestuosidad con que se va construyendo la tensión que da paso a esa secuencia) es una muestra fascinante de un gran trabajo de edición y montaje. Todo a lo que cualquier western debería aspirar. La acción no decae en ningún momento, pero empieza con fuerza y termina con traca. Simplemente sensacional. Muchas gracias por la película, señor Peckinpah.


jueves, 14 de enero de 2016

Crítica de 'Los odiosos ocho'

Dirección y guión: Quentin Tarantino
Música: Ennio Morricone
Fotografía: Robert Richardson
Interpretes:
Samuel L. Jackson   ...  Major Marquis Warren
 Kurt Russell   ...  John Ruth
 Jennifer Jason Leigh   ... Daisy Domergue
 Walton Goggins   ... Sheriff Chris Mannix
 Demián Bichir   ... Bob
 Tim Roth   ... Oswaldo Mobray
 Michael Madsen   ... Joe Gage
 Bruce Dern   ... General Sandy Smithers
 James Parks   ...  O.B Jackson 

Sinopsis: Los cazarrecompensas, Marquis Warren y John Ruth (Samuel L. Jackson y Kurt Russell) comparten carruaje, junto a la condenada a muerte Daisy Domergue (Jennifer Jason Leigh) rumbo a la ciudad de Red Rock, a mitad de camino recogen también al nuevo sheriff de Red Rock. Debido a una fuerte tormenta se ven obligados a detenerse en La mercería de Minnie, donde unos hombres también se resguardan del frio y la nieve.


Antes de empezar y para despejar toda duda, a pesar de que dije que nunca escribiría una crítica de una película que considerase de 0, esta es una película de 0. Ya que la palabra odio figura en el título de la misa, digamos que la odio. Aunque eso es quedarse corto.

Por otro lado, y contrario a la opinión pública, opino que el título en España no es tan malo como algunos "intelectuales" intentan hacer creer. Es la octava película, ocho películas con personajes que odian algo o alguien. Películas, todas, que se regocijan en el odio. Es una fiesta privada y aunque estamos todos invitados para ser espectadores, en el fondo somos prescindibles como diría John Rambo. La otra opción para el título, más coherente con la traducción literal del inglés hubiese sido 'Los ocho llenos de odio" pero es demasiado largo y susceptible a bromas estúpidas.

La película se divide en capítulos, intentando implantar un nuevo leit motiv en su filmografía. A algunos les gustará, pero no deja de ser un recurso barato y poco imaginativo.
A los 10 minutos de película ya se nota que algo huele a rancio. Con ese anti cine, tan característico de Tarantino. La ley de oro de Hollywood es que en los 15 primeros minutos tiene que ocurrir algún evento que capte tu atención para seguir mirando. Aquí, lo único que ocurre en ese primer cuarto de hora (y en el siguiente, y el siguiente y el siguiente.....) es gente hablando de cosas que carecen totalmente de importancia. Utiliza en exceso esa especie de "retruécano tarantiniano" de repetir la misma sucesión de palabras por dos o más personajes diferentes, con largas pausas y una interpretación comedida que no pega en un western, por mucho que se intente.
omo ya pasó en 'Django Descagarritado Desatado' al no poder hablar de referencias a la cultura popular de cine, música u otros, los diálogos son más conversación de besugos que nunca. Hay varios personajes, pero no os entusiasméis. Son todos idénticos y unidimensionales. Sin ni un ápice de arco argumental o interés.
De nuevo, como en la película anterior, parece que todo esté concebido como una excusa para utilizar la palabra "nigger" infinidad de veces (¿Qué será lo siguiente una con enanos, para explotar el uso del termino " midget"?)

Continuando con el guión, hay varios trazos aquí y allí de lo que imagino que deberían ser chistes, pero que no llegan a cuajar. Y rizando el rizo del auto homenaje y de la meta referencia, hay varias y molestas similitudes entre 'Los odiosos ocho' y 'Reservoir Dogs'. Pocos personajes, pocos decorados y un "mcguffin" como hilo conductor de la narración.

Al hablar de la fotografía, los aficionados a los formatos cinematográficos obsoletos se pondrían a hacer palmas cuando se anunció que la película estaba rodada en 70mm. Pero para los meros mortales eso no significa nada, no se a quien pretendían engañar. Ese formato puede estar muy bien, si hay grandes paisajes que mostrar. Pero, dado que la nieve tiene un gran peso en la película, ver grandes planos de blancura total. Y en un interior relativamente pequeño, que parece un restaurante temático, está desaprovechado. Y el único plano que tiene interés dentro del western ocurre a la hora de película, demasiado tarde.

Dado que los personajes son bastante estúpidos, ya que no aportan nada individualmente, las interpretaciones tampoco están a la altura. Ni Samuel L. Jackson, ni Kurt Russel han sido nunca grandes actores. Pero el sumun del ridículo lo hace Tim Roth interpretando a un inglés, imitando el maniqueísmo de Crhistoph Waltz . Resulta patético.

Lo único que logra, es crear un ambiente tenso, puede que sea un efecto secundario de rabia producida por aburrimiento extremo. Pero tanto oír hablar a gente que no parecen fiarse unos de otros crea una atmosfera interesante. Aunque se prolonga demasiado y acaba resultando extenuante y repetitivo. Y en ningún momento llega a tener una resolución satisfactoria.
En el cuarto capítulo de la película aparece, sin ningún sentido, un narrador que resume lo que se acaba de ver y orienta al espectador con nuevos detalles respecto a la escena anterior. Es un recurso ancestral y muy poco efectivo, que solamente consigue demostrar que Tarantino no sabe ni escribir ni contar historias.

En otra escena, entiendo que pretende construir suspense, con algo relacionado con una cafetera, en una línea muy clásica y Hitckconiana de suspense (el espectador sabe, que un personaje sabe que algo malo está apunto de suceder y que los otros no lo saben). Para empeorar las cosas, la historia cambia de registro y se transforma en un aspirante a obra de teatro de Agatha Crhistie.

La música de Ennio Morricone tampoco destaca en ningún momento. No hay que olvidar que, por muy reputado que sea, sus composiciones musicales siempre han rozado el esperpento más que la seriedad musical que se espera de los grandes. La única canción que destaca es un tema folk compuesto para la opera prima de Wes Craven 'La última casa a la izquierda', que por las obvias diferencias de género ,no hay manera de que encaje aquí.

Por último, un pequeño fallo de montaje, un horrible uso de la cámara lenta, que haría que Sam Peckinpah se muriera de vergüenza, y una fotografía muy simplona y que abusa de trucos de cámara caducados. No hay protagonista, no hay argumento no hay nada.

En tres palabras: aburrida, insulsa y ridícula. Hablando de lo cual, si este año tenéis que ver un western cuyo título tenga un adjetivo y un número, pasad por alto 'The hateful 8' y disfrutad plácidamente de 'The Ridiculous 6'


PUNTUACIÓN: 0/10



martes, 29 de diciembre de 2015

Crítica de 'Vamos a matar, compañeros'

Dirigida por: Sergio Corbucci
 
Guión: Dino Maiuri
 
Fotografía: Alejandro Ulloa
 
Música: Ennio Morricone
 
Interpretes:
Franco Nero
Tomas Milian
Jack Palance
Fernando Rey
Iris Berben
Francisco Bódalo
 
Sinopsis: Yodlaf,un traficante armas sueco se alía con Mongo, un general mexicano para rescatar al líder intelectual de la revolución mexicana. El general Mongo envía a El Vasco para ayudar a Yodlaf. Pero cada uno tiene sus propios intereses en el éxito de la misión.
 
Al pensar en spaghetti western el primer nombre que viene a la cabeza es Sergio Leone. Pero, y aunque esto es discutible, no es el único ni el mejor de los directores de westerns a la italiana. Ni tampoco el único Sergio que se dedicó a ello. Junto con Sergio Solima y Sergio Corbucci forman un triunvirato de directores, cada uno con un estilo personal, que se retroalimentan y casi se podría decir que se enfrentaban en un duelo cinematográfico para ver quien llevaba más lejos al género.
Y en este caso concreto opino que, aunque Leone es el famoso, fue Corbucci el que hizo cosas más impresionantes. Que dirigió 'Django' la película de este tipo más violenta de todas hasta la fecha y , entre otras' Vamos a matar, compañeros', la que nos ocupa. Que es un perfecto amalgama del western tradicional al estilo Hollywood, con toques de "spaghetti", comedia y cine de aventuras.
 
Se trata de una película sumamente entretenida y divertida. Con la típica ambigüedad del género. ¿Quién es el bueno y quién el malo? ¿tendrá otras intenciones? se crea una dinámica muy interesante entre los personajes. Que evolucionan a lo largo de la película, defendiendo o definiendo sus ideales. Fáciles de identificar con estereotipos, lo que también hace que sea muy sencillo identificarse con ellos. En general todos los personajes resultan interesantes tanto por lo que hacen, lo que dicen y su papel en el argumento global. Que es un tanto simple, pero no por ello carente de interés.
 
Como es de esperar abundan las secuencias de acción, pero también hay muchos momentos cómicos. A veces se intercalan estos dos estilos en una misma secuencia. Como el caso de una que fue eliminada  al estrenarse en España, pues en el DVD dicha secuencia está en versión original con subtítulos. Pero es una de esas películas que se guardan lo mejor para el final. El tiroteo del clímax en el tercer acto es simplemente brutal. Con un montaje digno de estudio. Y con una fotografía que, durante todo el largometraje, sigue un estilo muy Leone.
 
También cabe mencionar la música de Morricone, que brilla especialmente en el tema principal. Que siempre hace acto de presencia en los momentos más memorables.
 
En resumen, 'Vamos a matar, compañeros' es un spaghetti western que puede mirar a los ojos a las obras consideradas grandes dentro del género. Muy divertida, llena de momentos memorables. Secuencias magistrales y algunas interpretaciones, especialmente por parte de Tomas Milian, soberbias. Algunas pequeñas lagunas argumentales no son suficiente para hacer sombra a toda la genialidad que Corbucci demuestra en la película.
 
PUNTUACIÓN: 10/10